Venezuela, de campaña en campaña

Venezuela y sus campañas electorales
Venezuela y sus campañas electorales

Venezuela es uno de los temas recurrentes en todas las elecciones que se dan en el hemisferio occidental.

Como venezolano y como español, admito que tengo sentimientos encontrados al ver cómo Venezuela se ha convertido en el ejemplo a no seguir durante todas las campañas electorales que se han realizado en los últimos años.

No es para nada agradable que se hable de tu país en modo general como algo que hay que evitar, más cuando es un tema recurrente solamente en tiempos electorales, fuera de las campañas cada uno vuelve a su ‘realidad’ nacional particular.

Viviendo en España, he podido ver cómo unos y otros, han tomado partido y han roto una lanza en favor de la libertad y la democracia en Venezuela, también los hay que han aplaudido y apoyado el régimen autoritario, fuente de pobreza, atraso y miseria de una de las naciones con mayor potencial de desarrollo del hemisferio, no hace falta decir quién apoya a quién.

Pero este artículo es para escribir sobre los sinsabores que siento al ver cómo se ha tratado el tema de Venezuela.

Es una situación compleja; que, aún contando con múltiples aristas, nos enseña cuatro bloques generales.

La sociedad civil venezolana en España, en su mayoría, hijos o nietos de españoles, otros nacionalizados pero todos, con la misma ilusión de salir adelante y poder ayudar a los que se quedaron o a los que tienen aquí y; por supuesto, con la ilusión de acabar con lao presión que allí gobierna.

La oposición política al régimen chavista, que debe hacer malabares para estar de ‘buenas’; con un gobierno como el de Sánchez -que a todas luces tiene simpatías por las dictaduras latinoamericanas-, mientras busca el favor y la ayuda de los partidos constitucionalistas.

Vale destacar que una de las cosas que más impresionan a representantes de partidos políticos, asociaciones y fundaciones españolas con los que he conversado, es la falta de unidad a la hora de dirigirse a estos organismos europeos por parte la oposición; pero supongo que será algo cultural, dada la desunión de la derecha española ante el gobierno de izquierdas…

La tercera pata de esta mesa, es la sociedad civil española, que tiene unos vínculos con Venezuela impresionantes, ¿quién no tiene un familiar, amigo o conocido que se haya ido a hacer las Américas? Venezuela, Argentina, Uruguay, Cuba, Colombia, México; en fin, creo que no me equivoco al decir que nuestro futuro, al igual que nuestro pasado, está ligado al de España.

Gran parte de los españoles saben por boca de sus familiares, amigos o conocidos, la realidad a cerca del gobierno autoritario de Nicolás Maduro, pero hace falta mayor difusión y una mejor estrategia en el mensaje.

Y por último, los partidos políticos españoles, los que se deben a su país, a sus ciudadanos pero que también entienden no sólo las necesidades de los venezolanos como migrantes, sino de los venezolanos como votantes.

Entonces, me gusta que se hable de Venezuela, porque ayuda a visibilizar los problemas por los que está a atravesando el país, nos ayuda a recordar los errores pasados y ayuda a los demás países a no repetirlos -aunque está demostrado que nadie aprende en cabeza ajena-.

Pero me deja mal sabor de boca que Venezuela sea el tema o el titular para dar el ejemplo de aquello que se hizo y se hace mal, de aquello que no sirve y que no hay que imitar.

Quiero como todos que eso cambie, pero para que eso suceda, el trabajo por Venezuela debe ir más allá de una campaña electoral aquí o allá, debe sobrepasar las redes sociales y deber algo más que un tema secundario para cuando otros crean que es conveniente hablar de él.

Pero todo esto depende de nosotros, depende de nuestros valores, de nuestra resiliencia y nuestro es fuerzo; depende de nuestra decisión para levantarnos y dar un paso al frente y luchar por España, porque, deben saber aquellos que viven aquí, que la única forma de salvar a Venezuela, es ayudar a que no se pierda España.

Es tiempo de que los venezolanos que tenemos doble nacionalidad asumamos un rol más determinante en esta nueva etapa que estamos viviendo, y para eso es necesario participar de la vida política.

Y es importante, porque, por paradójico que parezca, hay venezolanos que, a pesar de haberse ido de Venezuela por la situación que padece, apoyan a este PSOE del siglo XXI, a PODEMOS o a MAS MADRID, y algunos de ellos ni siquiera son enchufados.

Así que, ayudemos a sacar a Venezuela de ese círculo vicioso de comodín electoral y tomemos la iniciativa, cada uno desde nuestras trincheras, es lo menos que podemos hacer.

https://iberoeconomia.es/opinion/mentiras-impuestos-y-comunismo/

Acerca de Daniel Lema Rincón 54 artículos
Politólogo, Master Seguridad y Defensa y en Adm. Pública. Gabinetes Estratégicos, Seg. Ciudadana y Campañas Electorales. Siempre me ha motivado ayudar a aquellas personas que lo necesitan, por eso, mi vocación me llevó al servicio público a través de la política; primero en España, luego en Venezuela.