Resultados de la Asamblea de Ciudadano para el Cambio Climático en España

América Latina pierde entre 17.000 y 27.000 millones de dólares anuales debido al cambio climático.

Así como en el pasado Francia, Irlanda, Reino Unido, Suecia y Escocia han realizado sus respectivas Asambleas Climáticas, España impulsó en octubre 2021 la activación y realización de su Asamblea de Ciudadanos para el Cambio Climáticolimatico, a través de una orden ministerial publicada en el Boletín Oficial de Estado el 8 de octubre de 2021 (1).

En la mencionada orden ministerial, se presentó la Asamblea de Ciudadanos para el Cambio Climático como un espacio institucional que reforzaba los mecanismos de participación ofreciendo a la ciudadanía la posibilidad de intervenir en el debate sobre cuáles deberían ser los caminos a recorrer, las acciones a poner en marcha para frenar el cambio climático, para así evitar y minimizar sus riesgos teniendo en cuenta la solidaridad y la justicia social.
Así mismo, en la orden ministerial, se definió que serían 100 personas quienes fueran electas de manera aleatoria y por una empresa externa, garantizando la representación de la diversidad de la sociedad española y el equilibrio entre mujeres y hombres, incorporando además la participación de los jóvenes.
Según Eva González de El Confidencial, aún cuando se menciona que la participación de cada persona electa era en calidad de voluntario, cada uno percibió un apoyo económico de 650 euros; en un principio se habló de 5 sesiones pero se extendió a 6 sesiones, las cuales tuvieron el apoyo logístico de miembros de Basque Centre for Climate Change y Red Española para el Desarrollo Sostenible (2).
Las 6 sesiones de trabajo realizadas durante 6 fines de semana, desde noviembre 2021 hasta mayo 2022, finalmente entregó el pasado 6 de junio 2022 el Informe de las recomendaciones que acordaron en la Asamblea Ciudadana, al Presidente del Gobierno y a la Ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (3).
Según Europapress, esas sesiones de trabajo se desarrollaron en tres fases:
  1. Aprendizaje y conocimiento;
  2. Reflexión y deliberación y
  3. Preparación de recomendaciones
Y sobre esas sesiones, señaló el medio digital mencionado, que el debate se realizó en torno a una pregunta “Una España más segura y justa ante el cambio climático, ¿Cómo lo hacemos?, que es precisamente el titulo del Informe final que fue entregado al Gobierno de España4 y que registra en 108 páginas, un total de 172 recomendaciones, que fueron agrupadas en 5 distintos temas, a saber:
  1. Consumo.
  2. Alimentación y uso del suelo.
  3. Comunidades, salud y cuidados.
  4. Trabajo.
  5. Ecosistemas.

Sobre los temas debatidos en la Asamblea

Cada uno de esos temas se dividen en objetivos que a su vez se dividen en recomendaciones. A los fines de conocer su estructura de manera general, podemos decir en resumen:
– El tema 1, sobre el Consumo, desarrolla los primeros 7 objetivos que a su vez, agrupan 36 recomendaciones.
– En el caso del tema 2, sobre la Alimentación y uso del suelo, son 8 los objetivos que desarrolla, desde 8 al 16 que registra desde la recomendación 37 hasta la 64, es decir un total de 27 recomendaciones.
– En el caso del tema 3, cuyo título es: Comunidades, salud y cuidados, son 19 objetivos desde el 17 al 36 y allí se incluyen desde la recomendación 65 hasta la recomendación 91; en total son 26 recomendaciones en esta materia.
– En el caso del tema 4, sobre el Trabajo, desarrolla 10 objetivos desde el 37 al 47 y estos desarrollan recomendaciones desde la número 92 hasta la 134, un total de 42 recomendaciones.
– En el caso del último tema, el que aborda los Ecosistemas agrupa los 10 últimos objetivos desde el 48 hasta el 58, y registra desde la recomendación número 135 hasta la 172, en total son 37 recomendaciones.
Importante destacar, que en el marco de esta iniciativa, específicamente entre el 23 de noviembre y el 10 de diciembre se promovió una consulta ciudadana, abierta a todo interesado, en la que participaron un total de 1.458, y en cuyo informe de 12 páginas, nos dice que la consulta realizada tenía un doble objetivo:
Conocer cómo de relevantes consideran los ciudadanos los temas que el Grupo de Expertos Independientes había seleccionado para tratar en la Asamblea Ciudadana para el Cambio Climático y la posibilidad de incluir algún tema que consideran no estaba incluido (5).
Según la información disponible sobre es consulta, la misma se realizó en torno a tres aspectos:
  1. Descarbonización.
  2. Adaptación al cambio climático.
  3. Transición justa.
Así mismo, la mencionada consulta, también incluyó aspectos como salud, estilo de vida, consumo responsable, saludable, género o justicia social; según la metodología, de esa consulta, un Grupo de Expertos, elaboraron una propuesta de contenido atendiendo a diferentes disciplinas, números de sesiones y los resultados esperados de la Asamblea de Ciudadanos para el Cambio Climático. (6)
El informe final presentado al Gobierno de España, registra también los principios que inspiran esas recomendaciones presentadas al Gobierno de España, por lo tanto creo oportuno citar cuáles fueron:
  1. Principio de desarrollo sostenible, que incorpora los criterios de justicia social, intra e intergeneracional.
  2. Principio de precaución.
  3. Principio de prevención.
  4. Principio de quien contamina, paga.
  5. Principio de no regresión.
  6. Principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, teniendo en cuenta las capacidades respectivas y atendiendo criterios de justicia climática.
  7. Principio de cohesión social y protección de colectivos vulnerables.
  8. Principio de descarbonización de la economía española, entendiendo por tal la consecución de un modelo socioeconómico sin emisiones de gases de efecto invernadero.

Criticas y consideraciones finales.

Sobre esta Asamblea de Ciudadana para el Cambio Climático, hubo algunas críticas, según la Vanguardia7, no cumplió con los mínimos recomendados por la OCDE en términos de transparencia organizativa, definición de un objetivo previo de descarbonización, aprobación de propuestas concretas con justificación legal, compromiso gubernamental para implementar las resoluciones y sobre todo, difusión masiva al resto de la sociedad.
Esa nota de La Vanguardia, agrega que “como la asamblea ciudadana se ha celebrado al final de la legislatura en 2022, el Gobierno va a poder decir que cumplió su promesa.» Pero advierte que los estándares seguidos, sin quitarle mérito ni a las personas sorteadas, ni a los expertos, no permiten en ningún caso legitimarla como proceso participativo real en materia climática.
Por último, creo que el Informe debería incluir los nombres de quienes integraron la Asamblea Ciudadana para el Cambio Climático y un capítulo en el que se registre la metodología utilizada para facilitar el debate y la construcción de acuerdos sobre las recomendaciones que se registran en el Informe final, pues ello brindaría un mayor respaldo de credibilidad a su contenido.
En próximo artículo se revisará el contenido y las propuestas.
Carlos Romero Mendoza
@carome31
Acerca de Carlos Romero 76 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.