Economía Circular en la Agenda Iberoamericana

CEPAL detalla que la inversión extranjera de China en Iberoamérica se ha disparado en la última década, gracias al crecimiento tecnológico de la región.
El pasado mes de marzo se celebró en República Dominicana la XXVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, uno de los resultados de esa Cumbre fue la Carta Medioambiental Iberoamericana, que se presenta como hoja de ruta para lograr una mayor contribución de los países iberoamericanos en la recuperación y sostenibilidad ambiental.
En ese sentido, la Carta nos permite conocer los 4 ejes temáticos sobre los cuales la Comunidad Iberoamericana propone el trabajo en conjunto, desde sus propias realidades, pero buscando una mayor incidencia en la búsqueda de las soluciones a los desafíos medioambientales del presente, reafirmando así el compromiso de cada uno de los países iberoamericanos en los siguientes temas:
  1. Mitigación y adaptación al cambio climático.
  2. Biodivesidad y restauración de los ecosistemas.
  3. Recursos hídricos y océanos.
  4. Contaminación y residuos sólidos.
En cada uno de esos temas, está presente la economía circular como una alternativa, al respecto, es oportuno resaltar que la Carta hace referencia expresa al modelo de economía circular sólo cuando se aborda la prevención y reducción de la contaminación por plásticos, incluyendo los microplásticos.
Chile prohíbe las bolsas de plástico
Hay dos iniciativas oportunas, a los fines de promover una mayor contribución de los países iberoamericanos en dar respuestas a los desafíos medioambientales, que deben estar en el radar de quienes tienen la responsabilidad de darle vida a la Carta Medioambiental Iberoamericana y su futura Agenda Medioambiental, a saber:
1.- La creación de una Red iberoamericana para impulsar el modelo de economía circular.
Desde el 2022 se viene impulsando la Red Iberoamericana de Gobiernos y Ciudades Circulares, con la participación de la Unión Iberoamericana de Municipalistas, ésta iniciativa tuvo su origen en la II Cumbre Mundial de Economía Circular celebrada en Argentina1.
Es poca la información que se puede conseguir en redes sociales para profundizar más en el diseño de esa Red Iberoamericana; si bien es cierto, la Carta Medioambiental Iberoamericana, entre sus objetivos se plantea fortalecer los espacios creados en el marco de las Conferencias Iberoamericanas para lograr un mayor encuentro y trabajo conjunto entre los países iberoamericanos, no es menos cierto, que una iniciativa como esa Red resulta muy oportuna para que esté en el radar de las acciones que se impulsan a los fines de avanzar en los acuerdos de la Carta.
2.- La existencia en Iberoamérica del compromiso local en impulsar la economía circular.
Tanto en América Latina y el Caribe como en España, hay iniciativas que evidencian el papel de las ciudades en la promoción de un modelo de economía circular, en el caso particular de España, esa realidad se ha expresado a través de la Declaración de Sevilla en el año 2017 y luego se reafirmó con la Declaración de Valladolid en el año 2021, en éste último caso, el modelo circular se presentó como una alternativa para responder a la recuperación económica y social de España luego de la pandemia.
En el caso de América Latina y el Caribe, fue en el año 2021 cuando en el marco de la X Conferencia Italia – América Latina y Caribe celebrada en Roma, con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y de la Organizzazione Internazionale Italo-Latino Americana (IILA) se acordó y adoptó la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y el Caribe2.
Precisamente sobre esa Declaración de países de América Latina y el Caribe, el portal web de la Coalición de Economía Circular para América Latina y el Caribe3, nos dice que sólo ocho ciudades se han adherido a esa Declaración, según información disponible para abril 2023, ellas son: Santiago de Chile (Chile), Quillota (Chile), Lima (Perú), Buenos Aires (Argentina), Bogotá (Colombia), Cudirrabat (Costa Rica), Ciudad de México (México), Municipio de Mejía, Provincia de Pichincha, (Ecuador).
En el marco de esa Declaración, CEPAL en un estudio titulado Ciudades Circulares en América Latina y el Caribe. Hacia un nuevo paradigma para el desarrollo urbano sostenible4, publicado en el 2022, ha registrado aquellas iniciativas que han tomado las ciudades firmantes de esa Declaración del 2021 para impulsar la cultura circular, que a continuación cito porque resulta interesante entender su alcance, a saber:
1.- Argentina registra Buenos Aires con dos experiencias: el Proyecto Plan Basura Cero y con Un Puente de Emprendedores.
2.- Chile, allí se hace referencia a dos casos:
2.1- Santiago de Chile con dos proyectos: Proyecto Fachada Solar Edificio Nueva Costaner y Proyecto Postes con diseño Circular.
2.2- Quillota con el proyecto en el área de energía: Proyecto Quillota Respira.
3.- Colombia, registra dos experiencias en Bogotá, a saber: la Plataforma Regional de Economía Circular y la Red Moda Circular
4.- México, presenta la experiencia de Ciudad de México con el caso de la Planta de Bio Aditivos y el Programa Certificaciones de Edificaciones Sustentables.
5.- Ecuador, registra el caso de Cantón de Mejía con el Proyecto Granjas Agroproductivas.
productos agrícolas
Dos Declaraciones que por separado conectan a ciudades iberoamericanas en la búsqueda por una mayor cooperación y colaboración en la ruta hacia un modelo circular de la economía en sus respectivos entornos, claramente es un camino recorrido que presenta una oportunidad para reforzar la iniciativa de la Red Iberoamericana y los acuerdos de la Carta Medioambiental.
Tanto la Red Iberoamericana como la Declaración mencionada del 2021, encuentran otro elemento importante que no puede ser ignorado, me refiero a la existencia de la Coalición de Economía Circular para América Latina y el Caribe, creada en el 2021 en el marco de la XXII Reunión del Foro de Ministros de Ambiente de la región organizada por el Gobierno de Barbados con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente5 y que se plantea “crear una visión y una perspectiva regional común con un enfoque integrado y holístico, ser una plataforma para compartir conocimiento y herramientas, y apoyar la transición hacia la economía circular con un enfoque de pensamiento de ciclo de vida.”6
Por cierto, la coalición nos presenta en su plataforma web un proyecto denominado Ciudades y Construcciones que nos permite vincular la Coalición con la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina.

Por último, creo importante destacar, que más allá del estudio de la CEPAL, he podido identificar que entre las ciudades mencionadas, algunas de ellas, registran iniciativas legislativas que son importantes de valorar en cuanto a su diseño institucional y su impacto.

En el caso de Buenos Aires, en el 2021 adoptó la Ley 6468 Marco de Economía Circular, cuyo contenido aspira establecer los lineamientos para la implementación de la Economía Circular en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través del diseño de una estrategia transversal a todas las áreas de Gobierno y en articulación con los distintos actores de la sociedad civil y el sector privado, en cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la agenda de Carbono Neutral 2050 y demás compromisos asumidos en la materia7.
Por su parte, la Ciudad de México aprobó recientemente en el 2023 su Ley de Economía Circular, cuyo objetivo plantea el promover una transición hacia un modelo circular y sustentable, estableciendo condiciones compatibles con el éxito de las empresas.8
En materia legislativa, debo señalar que en el caso de España las iniciativas en esta materia se registran en el ámbito de las Comunidades Autónomas, por ejemplo la Ley 7/2019, de 29 de noviembre, de Economía Circular de Castilla-La Mancha.
El hecho que España,  Chile, Colombia y Ecuador cuenten con sus respectivas hojas de ruta para promover el modelo de economía circular, por sólo mencionar estos países a los que he hecho referencia en este artículo, advierte que en esta materia hay importantes oportunidades para que la Agenda Medioambiental Iberoamericana pueda identificar la viabilidad política para que cada iniciativa existente pueda contribuir, complementar y fortalecer los objetivos que se plantean en la Carta Medioambiental Iberoamericana, de manera que su contenido pueda tener un sentido útil.
Carlos Romero Mendoza.
@carome31
Acerca de Carlos Romero 155 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.