¿Qué valorar para no equivocarme al escoger mi plaza MIR?

Especial MIR de IberoEconomía.
Candidatos MIR
La reputación de los hospitales, ubicación y el número de guardias son factores a considerar.

Una vez obtenido un número de orden lo suficientemente alto para acceder a la residencia, los aspirantes tendrán que tomar la mejor opción en el acto de asignación.

Recta final en la actual convocatoria de acceso a la formación sanitaria especializada. A pesar de que los aspirantes ya han pasado el estrés de presentar el examen MIR y hasta de conocer su número de orden, aún quedan dudas al momento de escoger la plaza idónea.

Asignación plazas MIR
Algunos candidatos escogen Ceuta y Melilla por las remuneraciones ofrecidas.

Los aspirantes MIR ponen en una balanza aspectos como la reputación de los hospitales, las salidas laborales, la distancia geográfica y el número de guardias que ofrece cada una de las opciones a las que puede optar con su número de orden.

Uno de los aspectos más valorados por los residentes es, tradicionalmente, la reputación del hospital. Un estudio del Monitor de Reputación Sanitaria (MRS) revela que el centro con la mejor valoración es el Hospital Universitario La Paz (Madrid), lugar que ocupa por cinco años consecutivos. Sin embargo, no es el único que destaca dentro de la sanidad española. El informe sitúa al Hospital Clinic de Barcelona en el segundo lugar, seguido del Hospital Gregorio Marañón, el Hospital 12 de Octubre, y el Hospital Vall de Hebrón.

No es de extrañar, por lo tanto, que más del 80 por ciento de las plazas ofertadas por el Hospital 12 de Octubre (Madrid), Hospital Universitario La Fe (Valencia) y Hospital  Universitario Gregorio Marañón (Madrid) estuvieran agotadas en los tres primeros días de asignación de la convocatoria 2014-2015 del MIR. Una alta demanda de la que no estaban exentos el Hospital Universitario La Paz (Madrid), Hospital de Cruces (Vizcaya) y Clinic (Barcelona).

La reputación del hospital tiene que ir acompañada de otros aspectos para convencer del todo al residente. Usualmente, algunos de los ‘extras’ que se toman en consideración son la cercanía geográfica con el hogar o, al menos, que esté bien comunicado tanto con su ciudad de origen como con los lugares más importantes de la ciudad. En la misma línea, es clave contar con un número considerable de guardias, buen ambiente de trabajo y relación entre los compañeros, lo que permitirá que el proceso de aprendizaje sea más ameno y permita una relación próxima entre los residentes y con los adjuntos.

Trampolín al futuro

Los residentes son conscientes de que el MIR no es eterno. De ahí que busquen tanto una especialidad como un hospital que le pueda ofrecer opciones de integración al mercado laboral tras cumplir con sus años de formación especializada. En este sentido, un estudio de la Organización Médica Colegial (OMC) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) asegura que las especialidades con ‘pleno empleo’ son: Dermatología y Oncología Médica, Angiología; Endocrinología y Nutrición; Neurocirugía; Inmunología; Farmacología Clínica; Hidrología Médica; Medicina Intensiva; Medicina Forense; y Neurofisiología Clínica.

Un listado en las que suma, por su baja tasa de desempleo, a Anestesiología y Reanimación, Oftalmología, Urología, Pediatría y Áreas Específicas; y Anatomía Patológica.

Ganar dinero

Otra opción para algunos es aprovechar los años de formación sanitaria especializada para contar con unos ingresos altos que le permitan afrontar la búsqueda posterior de empleo. En este sentido, algunos escogen las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla, siendo las que reportan las mejores remuneraciones: 21.270 euros anuales para un R1, cantidad que incrementa hasta los 25.543 euros para los R5, según los últimos datos de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

Una oferta atractiva también es la presentada por Canarias, donde un R1 podrá recibir 13.548 euros netos al año (sin guardias), cantidad que asciende hasta los 17.427 para los residentes más veteranos. Le siguen País Vasco, donde los residentes suman un total de 13.548 euros durante su primer año, cifra que sube a los 13.991 euros para un R2 y consecutivamente en el caso de los R3 (15.080 euros), R4 (16.138 euros) y R5 (17.167). El ‘top cinco’ queda completado con Murcia, donde los MIR que ingresan a la especialidad perciben 12.854 euros; así como por Comunidad Valenciana (12.732 euros) e Islas Baleares (12.694 euros).