Los MIR denunciarán a Sanidad por «opacidad» de la convocatoria 2020

Especial MIR de IberoEconomía.
madrid
Salvador Illa, ministro de Sanidad

Las médicos están valorando la opción de tomar medidas legales contra el Ministerio de Sanidad de Salvador Illa.

Los candidatos al MIR acusan al Gobierno de «falta de información» y «opacidad» en el procedimiento de elección de especialidad y plaza.

Como adelanta el diario Vozpópuli, los futuros especialistas están dispuestos a denunciar tanto por «la vía administrativa» como por la «judicial». 

La convocatoria 2020 ha estado rodeada de polémica.

¿La última?, la imposición de escoger su «futuro profesional» de forma telemática, pese a que no cumple con todas las garantías exigidas para el acto de asignación de plazas.

A pesar de la quejas, está previsto que lo hagan en julio y se incorporen al sistema en septiembre.

La vía telemática les condena a enviar una lista cerrada e inmóvil que solo puede variar hasta 12 horas del turno de adjudicación.

Los denunciantes consideran que esta regla implica «menos garantías de igualdad de condiciones y transparencia».

«La elección telemática únicamente permite modificar la lista de preferencias hasta 12 horas previas al turno de elección asignado, mientras que la forma presencial posibilita la modificación instantes previos a la adjudicación, lo que permite al aspirante adaptar sus preferencias en función a las plazas adjudicadas y las vacantes restantes», explican los afectados.

Transparencia

A fin y efecto de esclarecer estas irregularidades, el colectivo de denunciantes pide «transparencia y explicaciones» al Ministerio de Sanidad, al que acusa de mantenerse «en silencio y con la más absoluta opacidad».

Los candidatos a MIR denuncian que la vía telemática ya existía antes de la pandemia y era precisamente utilizada por lo general por los estudiantes no nacionales.

«Los nacionales recurren a la vía presencial o a la vía mixta, que consiste en enviar una lista previa y luego acudir al Ministerio el día de las adjudicaciones», insisten indignados por un ministerio que ignora sus exigencias.