Gobierno propone recorta un 30% las prestaciones de los autónomos con menos ingresos

Group of three successful business partners in casual looking at laptop screen while two young men pointing at it at meeting in office

Desde la Federación Nacional de Asociaciones Autónomos hemos analizado la última propuesta de cotizaciones para el colectivo de autónomos y la rechazamos de plano. Con ella, dos millones de autónomos podrían ver reducidas sus prestaciones e incluso su pensión en caso de ser ésta la propuesta que se aprobara.

Si desde el Ministerio decían que los autónomos iban a pagar menos en sus cotizaciones y estarían más protegidos, con la última propuesta que nos entregaron el pasado 28 de febrero, comprobamos cómo si bien la cotización bajará para los autónomos con menos ingresos, esto lleva consigo la reducción de la base de cotización, que supondrá una importante reducción de las cuantías de las prestaciones a las que tienen derecho.

La razón de esta importante bajada en la percepción de prestaciones, que podría llegar al 30% e incluso al 32% en el caso de los autónomos societarios, se debe a que la Seguridad Social reduce la cuota, pero también la base de cotización. Eso supone que, consecuentemente, se recorte también el importe de las prestaciones que cobraría el autónomo en caso de tener un hijo, sufrir un accidente de trabajo, una enfermedad y, en el resto de las contingencias, incluida la jubilación.

Para verlo más claro y con un ejemplo, hay 1.459.484 autónomos con rendimientos inferiores a 700€ (cuadro 2). A ellos, les bajara con la nueva propuesta la cuota de los 293,94€ actuales a los 205€, es decir unos 90 euros. Pero la base de cotización también baja de los 960€ por la que cotizan ahora a los 670€. Lo que supondrá también un descenso del 30% a la hora percibir una prestación: por ejemplo, la prestación de maternidad/paternidad para este este grupo de autónomos pasa de ser 960€ a 670€ o la incapacidad temporal de los 518,65€ a 361,55€.

Otro ejemplo: un autónomo societario con rendimientos de entre 900 €/mes y 1.125,90€/mes, la nueva propuesta establece que la base de cotización pasaría de los 1.234€ actuales a 864,50€, lo que se traduciría en una merma de las prestaciones de algo más del 30%. La prestación por incapacidad temporal, por ejemplo, les pasaría de los 684,69€ actuales a los 466,56€.

Quieren dar a los autónomos pan para hoy, bajándoles la cuota un poco, y hambre para mañana con menos prestación. Pagar menos cuota se traduce en peores pensiones de jubilación o de viudedad. Pero también en bajadas en la prestación por tener un hijo o por sufrir un cáncer (Incapacidad Permanente)”, señala Lorenzo Amor, presidente de ATA.