España, líder en actividad privada en Europa por el tirón del sector servicios

Crecimiento de empresas en España
Las empresas españolas alcanzaron en marzo su mayor nivel de los últimos diez meses.

El repunte de la actividad de las empresas españolas responde al fuerte crecimiento observado en el sector servicios en España

La actividad de las empresas españolas aceleró en marzo a su mayor nivel de los últimos diez meses impulsada por el crecimiento del sector servicios, según refleja el índice PMI compuesto de España, que subió a 55,4 puntos desde los 53,5 del mes anterior, alcanzando así la mejor lectura entre las economías europeas analizadas por IHS Markit.

“La economía española disfrutó de un nivel sólido al final del primer trimestre del año y los últimos datos son consistentes con una ligera aceleración del crecimiento trimestral del PIB en el primer trimestre de 2019”, declaró Paul Smith, economista de IHS Markit.

Empresas españolas
La economía española tuvo un crecimiento del PIB en el primer trimestre de 2019.

El repunte de la actividad de las empresas españolas responde al fuerte crecimiento observado en el sector servicios, donde el índice PMI subió a 56,8 puntos desde los 54,5 de febrero, su mejor lectura desde febrero de 2018, mientras que el índice del sector manufacturero dejó atrás la recesión, alcanzando los 50,9 puntos, frente a los 49,9 de febrero.

En el caso del sector servicios, la fortaleza de la demanda interna apoyó el último aumento de la actividad, mientras que se constató una reducción neta de los nuevos pedidos procedentes del extranjero, generada por la persistente incertidumbre económica y política.

“Los datos compuestos del PMI ocultaron un desequilibrio sectorial, ya que la economía del sector servicios mostró un fuerte comportamiento en comparación con un sector manufacturero más moderado“, apuntó Paul Smith.

En este sentido, el economista advierte de que, a pesar de que la demanda interna está cobrando fuerza y el empleo continúa aumentando, se aprecia un aumento de las presiones de los costes para las empresas, “exacerbadas por la reciente subida del salario mínimo interprofesional”.