La volatilidad del Bitcoin: cae 2000 dólares en un día

bitcoin
La volatilidad de la criptomoneda se debe a que aún es joven.

La falta de liquidez y los procesos de adopción hacen que el Bitcoin aún tenga cierta volatilidad, sin embargo, poco a poco va estabilizándose.

Cuanto mayor es el nivel de volatilidad, mayor será el riesgo asociado con el activo y esta es una de las razones que hace que muchos inversionistas se alejen de ella.

Sin embargo, el riesgo puede ser una fuente de atracción: cuanto más volátil es el precio de una inversión, más alto es el rendimiento -o la pérdida- que se puede obtener de ella. Estas reglas generales se aplican también a Bitcoin.

Bitcoin es considerablemente volátil comparado a otros activos, pero mucho menos volátil de lo que era antes. Con el tiempo, las fluctuaciones en el precio de la principal criptomoneda han sido cada vez menores en términos porcentuales. En promedio, la tasa de volatilidad diaria (cuánto cambia el precio por día) ha estado mayormente por debajo del 5% desde 2015, comparado a una volatilidad promedio del 1,2% para el oro. En 2016, Bitcoin fue menos volátil que las acciones de Twitter, e igual de volátil que el petróleo.

No obstante, Bitcoin continúa registrando oscilaciones violentas en los precios. El miércoles, la criptomoneda cayó USD 2.041 de un máximo diario (y pico anual) de USD 13.880 a USD 11.200, el mayor movimiento diario de precios desde enero de 2018.

La volatilidad del precio es principalmente una consecuencia de su juventud. El primer bloque de la cadena de Bitcoin, y con él los primeros 50 bitcoins en circulación, fue minado el 3 de enero de 2009. Su oferta monetaria tiene un límite de 21 millones de bitcoins, de los cuales 17.783.800 ya han sido emitidos.

Esto significa que la mayoría de las criptomonedas aún están concentradas en pocas manos. Se estima que el 4% de los usuarios poseen el 95% de las monedas, mientras que el 1% concentra la mitad de toda la oferta. Como resultado, la liquidez aún es limitada.

Durante los primeros años de su existencia Bitcoin se comportaba como las acciones de baja capitalización y alto riesgo (penny stocks). Cualquier gran comprador -por ejemplo los gemelos Winklevoss– podía provocar un gran pico de precio.

«A medida que su adopción y liquidez se han incrementado con los años, la volatilidad de Bitcoin ha descendido considerablemente», afirma Vijay Boyapati, un ingeniero de sistemas y evangelizador de Bitcoin.

«Cuando Bitcoin alcance una capitalización de mercado similar a la del oro, mostrará un nivel de volatilidad similar. Si sobrepasa dicha capitalización, su volatilidad se reducirá tanto que permitirá el uso generalizado como medio de pago».

Justamente porque Bitcoin es una promesa a futuro que sólo puede construirse en función del tiempo es que el activo ha sido llamado una «profecía autocumplida»: Bitcoin solo podrá convertirse en un medio de pago si su volatilidad se estabiliza, pero su estabilidad depende de una constante convicción de sus inversores de que representa el futuro del dinero.

Si la historia es una guía, entonces Bitcoin está bien encaminado para adquirir paulatinamente las características básicas del dinero.

Pros y contras de vender una vivienda en bitcoins