Zaragoza mira hacia la cultura circular

En mí interés por identificar cómo responden las instituciones locales a los distintos desafíos que la realidad impone, durante la pandemia en el 2020, la ciudad de Zaragoza desarrolló toda una estrategia para enfrentar los efectos de la pandemia, y a través de un proceso participativo, logró aprobar el Acuerdo por el Futuro de Zaragoza1, en el cual definieron unas 286 acciones y medidas que se organizaron en 10 distintas áreas, a saber2:
  1. Área Presidencial, Hacienda e Interior.
  2. Área Economía, Innovación y Empleo
  3. Cultura.
  4. Turismo y proyección exterior
  5. Participación y relación con los ciudadanos.
  6. Acción social y familia.
  7. Servicios públicos y Movilidad.
  8. Urbanismo
  9. Infraestructura y medio ambiente
  10. Vivienda
En ese contexto en el área correspondiente a Economía, Innovación y Empleo, se planteó expresamente la elaboración de un Plan de Economía Circular, presentado como motor de cambio de paradigma social y económicos; y particularmente, en el área relacionada con Servicios Públicos y Movilidad se propuso la realización de una campaña de información y plan de formación para productores y usuarios sobre oportunidades y exigencias de Economía Circular en el nivel local.
No ha sido posible identificar si hay algún avance en la elaboración del mencionado Plan, pero hay cinco hechos concretos que demuestran el compromiso de la ciudad de Zaragoza con los principios en los que se inspira el modelo de economía circular, dos de ellos, se expresan en compromisos que el Ayuntamiento de manera expresa a asumido con el sector privado, veamos a continuación:
1- Acuerdo de colaboración entre la Consejería de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza y la Federación Consejo del Comercio adoptado en el 20213, a través del cual se buscó fomentar la transición hacia una economía circular y social de las empresas de Zaragoza, que promueva una mejor competitividad de las mismas y su crecimiento económico sostenible.
El Acuerdo se presentó acompañado con el anuncio de un aporte de 200.000 euros para el 2021 en ayudas a proyectos de economía circular dirigidos a micropymes, pymes y autónomos radicados en el municipio para facilitar la transición hacia el modelo circular.
2- Declaración por la simbiosis municipal-industrial4 en la ciudad de Zaragoza, adoptada en el 2022; esa simbiosis, que hace referencia a la alianza necesaria entre el municipio y la industria, es presentada como el eslabón necesario para la circularidad y de manera categórica se reconoce que tanto la economía circular como el desarrollo sostenible representan dos pilares fundamentales para el futuro de la sociedad.
Esa Declaración reitera que para el buen funcionamiento de la economía circular y la simbiosis municipal-industrial es necesario que en esa cooperación entre municipios y empresas, el ciudadano también sea parte activa, así como también, las universidades y centros de investigación.
3.- Un tercer hecho tiene que ver con una iniciativa llamada Reciclos, que es desarrollada en alianza con la organización Ecoembes, ONG que promueve la cultura del reciclaje. Precisamente en esta materia, es importante destacar que Zaragoza registró un reciclaje superior al 50% de los residuos generados en el 20205 manteniendo ese nivel de gestión eficiente en el 20216, que la llevó a ubicarse por encima de la media europea que es el 45%.
A través de este programa llamado Reciclos los vecinos de Zaragoza podrán utilizar una app, a los fines de escanear el código de barras de la lata o botella de plástico antes de tirarlo a la basura y, después, repetir la acción con un código QR situado en el contenedor respectivo.7
La nota de prensa que sirve de fuente a esta alianza, el programa se implanta en contenedores amarillos a lo largo de la ciudad, que según se afirma son unos 2.236 contenedores. Reciclos ofrece a los vecinos un incentivo para reciclar, se trata de algunos premios como recompensa por la labor realizada y que objetivamente se registra a través de la app.
4- Un cuarto hecho, tiene que ver con otra iniciativa promovida en este caso, por el Servicio de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, que durante el mes de abril, puso en práctica un proyecto piloto de compostaje escolar para impulsa la cultura circular, en el cual participan 8 de los colegios de la ciudad; a través del cual profesores, personal de cocina y alumnos aprenden a fabricar su propio compost y a utilizarlos para abonar sus huertos8.
5- Por último, con la aspiración de mejorar la gestión de residuos municipales, se informó que el Ayuntamiento ha solicitado casi 10 millones de euros de los Fondos Next Generation9 gestionados por el Gobierno de Aragón; específicamente se menciona que 6,5 millones se orientarán a ampliar las instalaciones para el tratamiento de residuos orgánicos en la plata de CTRUZ, así mismo, el Ayuntamiento ha pedido subvención para la recogida separada de biorresiduos, separación y reciclado en origen de los mismos y la adquisición de un nuevo punto limpio móvil.
Aún cuando no haya un Plan o Estrategia local para impulsar la cultura circular, Zaragoza demuestra su compromiso institucional con los principios en los que se inspira el modelo de economía circular a través de diversas acciones como las que se han registrado previamente, que además nos permite valorar el papel de los gobiernos locales como promotores y facilitadores de cambios sociales, económicos y culturales.
Carlos Romero Mendoza.
@carome31.
Acerca de Carlos Romero 71 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.