Valladolid: ¿oportunidad de una buena gestión de la crisis energética?

De la crisis sanitaria ahora pasamos a una crisis energética que ha llevado al gobierno de España a dictar medidas el pasado 2 de agosto orientadas al ahorro energético como consecuencia de los efectos de la dependencia energética europea a Rusia, situación que se agrava en el marco de la guerra en Ucrania.

Algunas voces han advertido que la guerra no nos debe llevar a descuidar “la amenaza existencial que supone el cambio climático”1, tal y como lo expresa António Guterres, Secretario General de la ONU o incluso John Kerry, ex Secretario de Estado de USA, advirtió que la guerra podría desviar la atención del problema climático.

En ese contexto, que el Ayuntamiento de Valladolid en España haya impulsado desde el 8 de julio y hasta el 11 de agosto de 2022 el procedimiento de información pública sobre la aprobación inicial del Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible, Valladolid 20302, representa un hecho significativo porque nos permite identificar cómo desde los gobiernos locales se puede avanzar y con ello contribuir en estos tiempos de guerra, a no desviarnos del problema climático.

El hecho que los vecinos de Valladolid puedan tener acceso al Plan de Acción, representa una gran oportunidad para que las organizaciones de la sociedad civil que abordan el problema climático y energético en la ciudad, así como los demás agentes sociales, puedan abordar la crisis energética, comprender las medidas urgentes que deben adoptarse y el compromiso compartido por el ahorro energético que esta crisis nos exige.

Es oportuno destacar que Valladolid, es una de las 6 ciudades españolas que participan en la iniciativa europea de 100 ciudades climáticamente neutras para el 2030, y una ciudad que en la actualidad cuenta con una Agenda Urbana local aprobada formalmente y en cuyo contenido, hay dos prioridades, identificadas como la 3 y 4, que abordan el problema del cambio climático y el ahorro energético respectivamente.

Así mismo, cuenta con su Estrategia de Economía Circular, su propia Estrategia Climática y con muchos otros instrumentos técnicos que en principio y de manera formal evidencian un compromiso local con el desarrollo sostenible, y permiten comprender por qué es una de las ciudades que participan en esa iniciativa de las 100 ciudades climáticamente neutras.

El documento que se somete a información pública, nos permite conocer aquellas acciones en las cuales la ciudad ha avanzado en materia climática y energética, a saber3:

 

  1. Instalaciones de generación fotovoltaica para comunidades energéticas en edificios municipales.
  2. Instalaciones solares térmicas
  3. Alquiler de Bicicletas Desde el año 2012 el Ayuntamiento de Valladolid cuenta con un servicio de préstamo de bicicletas, que dispone de 200 bicis disponibles en 31 puntos de préstamo que abarcan toda la ciudad.
  4. Actuaciones encaminadas a conseguir ahorro de agua
  5. Extensión del carril Bici
  6. Instalaciones con consumo de Biomasa
  7. Sustitución de sistemas de alumbrado convencional por sistemas de muy bajo consumo
  8. Implantación de postes para recarga de vehículo eléctrico.
  9. Instalación de 9 mini molinos verticales que nos ubica en la energía eólica.
  10. Auditoría del Alumbrado Público.

El Plan hace referencia a otras medidas de ahorro y eficiencia energética que se han implementado, a saber:

  1. Sustitución del alumbrado de Navidad por alumbrado LED reduciendo el consumo de luminarias en más de un 50%.
  2. Cambio de las lámparas de semáforo incandescentes por equipos LED reduciendo el consumo en más de un 70%.
  3. Aprovechamiento del biogás del vertedero para generación de energía eléctrica.
  4. Emisiones cero en la maquinaria de mantenimiento de jardines usada en la zona centro de la ciudad, al implantarse el uso de maquinaria eléctrica

 

Estos puntos son referencia clara para que cada vecino pueda realizar su propia observación y evaluación para entonces valorar esos avances y el impacto de los mismos en la calidad de vida; pero además, nos permite reflexionar si con todos esos instrumentos y el camino recorrido hasta ahora, el gobierno local logra definir una estrategia efectiva para manejar la crisis energética de forma adecuada con el acompañamiento de la ciudadanía.

Sobre las emisiones de gases, el Plan nos recuerda que el Ayuntamiento se ha comprometido a:

  1. Reducir las emisiones de la ciudad un 40 %el año 2030, respecto a las emisiones de 2012, para hacer realidad su compromiso con el Pacto de los Alcaldías.
  2. Descarbonización de la ciudad para el año 2050.

Por cierto en el Plan de Acción que se somete a información pública, se nos dice que desde que Valladolid firmó el compromiso del Pacto de Alcaldes en el 2011, ha venido realizando el inventario de emisiones de la ciudad, nos indica que los mismos están disponibles en la web del pacto de los alcaldes o de la Agencia Energética Municipal de Valladolid, AEMVA, lo cual se puede confirmar con la búsqueda efectiva de la información, advirtiendo, que sólo está disponible información desde el 2010 hasta el año 2020.

Por cierto esa figura de la Agencia Energética Municipal, también existe en otras al menos 10 ciudades que he podido identificar y según nos permite conocer el Plan de Acción, esa Agencia fue creada en el año 1995.

Retomando el Plan de Acción que se somete a información pública, quiero citar sus objetivos para así comprender a través de los mismos el contenido de las acciones que se proponen en el mismo, ellas son:

 

  1. Modificación de los actuales patrones de movilidad interna, para reducir sus emisiones de CO2.
  2. Reducción progresiva del consumo de energía eléctrica por los sistemas de iluminación interior.
  3. Reducción del consumo de energía en un 75% global.
  4. Reducir el consumo de energía del alumbrado ornamental en un 80% global.
  5. Evolución de los actuales sistemas térmicos hacia el uso de biomasa de origen local como combustible, para reducir las emisiones de CO2 a cero.
  6. Evolución de los actuales sistemas térmicos hacia el uso de energías renovables para eliminar las emisiones y reducir el consumo.
  7. Incremento de la dependencia solar para la climatización y calentamiento de edificios de carácter polideportivo
  8. Reducir la dependencia exterior en el consumo de energía primaria.
  9. Mejora de la velocidad comercial del transporte público.
  10. Reducción del flujo de tráfico en un 5% anual entre 2013 y 2030.
  11. Consumo de energía eléctrica con CGO 100% origen renovable

 

En materia de cambio climático, el plan como es de esperarse, es coherente con su Estrategia local de Cambio Climático adoptada en marzo 20224 y en tal sentido nos recuerda que los pilares en los que se inspira la estrategia son5:

 

  • Pilar 1: Neutralidad climática.
  • Pilar 2: Capacidad adaptativa.
  • Pilar 3: Integración, digitalización e innovación.
  • Pilar 4: La ciudadanía como elemento clave de acción.

 

Así mismo, el Plan registra las distintas líneas de acción que desarrollarán esos pilares, ellas son, a saber:

 

  1. Clima, recursos hídricos y riesgos.
  2. Sistema naturales, biodiversidad, agricultura y ganaderia.
  3. Ciudad, urbanismo y edificación e infraestructura.
  4. Salud pública.
  5. Movilidad pública.
  6. Energía.
  7. Industria, servicios, sistema financiero y actividad aseguradora.
  8. Turismo y patrimonio cultural.
  9. Educación, I+D+I y sociedad.

 

Así como en el 2020 en el marco de la pandemia, Valladolid, como la gran mayoría de las ciudades españolas, adoptaron distintas medidas para enfrentar la Covid y sus efectos, hoy una nueva crisis le impone a las autoridades locales adoptar medidas de ahorro energético, por lo tanto y como lo dice el propio Alcalde de Valladolid, estudiarán las medidas dictadas por el gobierno, anunciarán sus propias medidas y ha ordenado estudiar el impacto de las luces en navidad y así mismo, expresó que la crisis no afectará la feria de septiembre 20226.

Pareciera que Valladolid cuenta los elementos necesarios para gestionar la crisis energética de forma adecuada e incluso, puede ser un modelo, si así lo desea, tomando como valor agregado la existencia de un del Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible en Valladolid, entre otros instrumentos ya mencionados.

Además, Valladolid, según nos dice el Plan de Acción7, ha desarrollado en el tiempo varios proyectos y planes con el objetivo de reducir el consumo energético del municipio y con ello las emisiones del CO2, y en ese marco, una de las acciones que se plantea, en su objetivo de reducir el consumo de energía en un 75%, busca promover en el ciudadano el mensaje de “ahorrar sin apagar”.

Pues es el momento de actuar en el marco de la crisis energética y acelerar el camino que ha previsto hacia la transición energética con el compromiso de los vecinos.

Carlos Romero Mendoza.

@Carome31

Acerca de Carlos Romero 90 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.