Proyecto de Ley de Economía Circular en Andalucía

En noviembre 2020 se anunció que el Gobierno andaluz había comenzado a tramitar el anteproyecto de Ley de Economía Circular de Andalucía (1), ese mismo año, específicamente el 4 de diciembre, se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (2) la Resolución de 1 de diciembre de 2020, de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, por la que se somete a los trámites de audiencia e información pública el Anteproyecto de Ley de Economía Circular de Andalucía.
Ahora casi dos años después, en septiembre 2022, luego de las elecciones adelantadas en el gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía, se ha anunciado la aprobación por parte del Consejo de Gobierno de Andalucía del proyecto de Ley de Economía Circular, y en consecuencia el proyecto avanzará en su tramitación ante el Parlamento (3); recordemos, que se había anunciado que luego del verano del 2021, el mencionado proyecto de Ley sería remitido para su tramitación ante el Parlamento (4).
Como una de las piezas más importantes para el desarrollo y progreso de Andalucía, fue calificado el proyecto de Ley en su propia exposición de motivos publicada en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía del 3 de enero 2022, además, nos dice que sus normas abordan de manera transversal y con alcance estructural, muchos de los cambios que, con rango de ley, son necesarios para incentivar y acelerar la transición hacia una economía más competitiva e innovadora, capaz tanto de renovar los sectores productivos tradicionales como de abrirse decididamente a las nuevas actividades demandantes de empleos vinculados a la economía circular. (5)
Esa exposición de motivos, nos permite conocer la estructura del proyecto de ley que se desarrolla en 87 artículos, organizados en 7 capítulos, que a su vez, se acompañan con 5 disposiciones adicionales, 8 disposiciones transitorias y una disposición derogatoria única y que según el artículo 1 del proyecto de Ley nos dice que ese marco normativo busca:
1.- Regular de una serie de medidas con el fin de lograr la transición hacia un nuevo modelo de protección ambiental basado en una economía circular, en el que se fomente el uso eficiente de los recursos, se alargue la vida útil de los productos y se minimice la generación de residuos.
2. Contribuir al crecimiento económico sostenible y a la generación de empleo, a la preservación de nuestros espacios y recursos naturales, considerando al tejido empresarial, a los agentes del conocimiento y a la ciudadanía como elementos clave para esta transición mediante la correcta gestión de residuos y un consumo responsable.
Las normas establecidas en el proyecto desarrollan lo que llaman la triple sostenibilidad: ambiental, económica y social, que se apoya en tres actores estratégicos esenciales que son reconocidos como tales en la exposición de motivos del proyecto al destacar:
  • -La administración como fuerza impulsora y reguladora.
  • -La empresa, como vertebradora del camino.
  • -La sociedad, como motor necesario para que la adopción del modelo circular sea un éxito.

II.-  Estructura del proyecto de ley.

A continuación cito cómo se han identificado cada uno de los títulos a los fines de facilitar una mayor comprensión sobre el alcance y contenido del proyecto de Ley, a saber:
Título I Disposiciones Generales.
Título II Gobernanza.
Título III Implantación de la economía circular.
Título IV Gestión de los Residuos.
Tìtulo V. Cadenas de Valor de Productos Claves.
Tìtulo VI. Formación, Investigación, Desarrollo e Innovación.
Título VII Responsabilidad, Vigilancia, Inspección, Control y Régimen Sancionador.
Sobre los títulos quiero destacar lo siguiente:
1.- Uno de los 3 capítulos del Título I, nos presenta la Oficina Andaluza de Economía Circular, como una unidad administrativa adscrita a la Secretaria competente según la materia y se definen expresamente las funciones que tal Oficina deberá cumplir.
2.- Otro de los capítulos de ese Título I, nos habla de la planificación y a tal fin reconoce la necesidad de contar con una estrategia andaluza para la economía circular, consultada con las entidades locales y en cuyo proceso de elaboración se garantice la participación de la ciudadanía en general; además, es importante destacar se plantea que las entidades locales también desarrollen sus propios instrumentos de planificación local en esta materia.
Oportuno es recordar o destacar que Andalucía en el año 2018, adoptó a través de su Consejo de Gobierno, la Estrategia Andaluza de Bioeconomía Circular, que tiene como horizonte temporal el año 2030, cuyo objetivo es contribuir al crecimiento y desarrollo sostenible de Andalucía, a través de acciones dirigidas al fomento de la producción de recursos y procesos biológicos renovables, y en cuyo contenido se planteó 3 objetivos estratégicos que cito a continuación:
  • Incrementar la disponibilidad de biomasa sostenible para su aprovechamiento mediante tratamientos innovadores.
  • Aumentar el número de bioindustrias y biorrefinerías en Andalucía.
  • Incrementar los mercados y el consumo de bioproductos y bioenergía en Andalucía.
Según esta Estrategia la Bioeconomía es un “modelo económico basado en la producción y uso de recursos biomásicos renovables y su transformación sostenible y eficiente en bioproductos, bioenergía y servicios para la sociedad” .(6)
El documento nos dice además que conectar la bioeconomía y la economía circular, integrar, la una en la otra resulta crucial ya que juntas se potencian y cobran más fuerza para alcanzar objetivos sociales, económicos y medioambientales, que hacerlo por separado. La compatibilidad de enfoques entre ambas es manifiesta, y las dos pueden beneficiarse de sinergias y aprovechar las mismas oportunidades. (7)
3.- El título III desarrolla dos de cuatro capítulos, unas normas generales que fijan un marco legal para dos temas claves: el impulso económico de la economía circular y las inversiones empresariales estratégicas en esta materia, que sin duda requieren un mayor desarrollo.
4.- El título IV se divide en cuatro capítulos, entre los cuales, es importante destacar que incluye el sistema voluntario de responsabilidad ampliada del productor del producto y la gestión de la basura marina.
5.- El título VI se abordan sectores claves como por ejemplo: aparatos electrónicos, eléctricos, baterías y vehículos; plásticos y envases; productos textiles; construcción y edificios, entre otros.
El proyecto además de ser calificado como “una de las piezas más importantes para el desarrollo y progreso de Andalucía”, también ha sido definido por el coordinador general del PP de Málaga, José Ramón Cardona como “una de las leyes más municipalistas”, que “permitirá a los ayuntamientos mejorar sus planes de gestión de residuos, obtener ayudas para el tratamiento de materias orgánicas y reforzar la gestión del agua y del reciclaje”. (8)
El pasado 29 de septiembre una noticia sobre la Jornada “Fiscalidad, energía y economía circular: nuevos horizontes”, realizada en la Facultad de Derecho de Ciencias Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha, inició su contenido afirmando que la “economía circular ha dejado de ser una opción para convertirse en una obligación” y en ese contexto, la profesora Gemma Patón afirmó que en comparación con otros países europeos, España aún se encuentra en un “momento sombrío” en lo que a la implementación de la economía circular se refiere, pero, destacó que el “futuro es esperanzador porque ya se están adoptando medidas de carácter normativo importante”. (9)
Cierro con esta cita porque Castilla La Mancha en el 2019 logró adoptar su Ley 7/2019, de 29 de noviembre, de Economía Circular de Castilla-La Mancha y próximamente, es muy probable, que Andalucía también adopte su propia ley en esta materia.
Carlos Romero Mendoza
@carome31
Acerca de Carlos Romero 156 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.