Moncloa Suma y sigue sumando

El gobierno de Pedro Sánchez
El gobierno de Pedro Sánchez

Esta semana me parecía imprescindible opinar sobre las elecciones que se llevaron a cabo en Estados Unidos y que dieron como resultado, la salida de Donald Trump de la Casa Blanca en favor de Joe Biden.

Elecciones de gran importancia para el mundo ya que estamos hablando de la primera potencia mundial y; cuyos resultados electorales, suponen un viraje de la política exterior que afectará el conjunto de las relaciones internacionales como, por ejemplo, las relaciones con la Unión Europea y el tema de los aranceles comerciales, las relaciones con las Naciones Unidas, el Acuerdo de Paris sobre el cambio climático, la guerra comercial con China, las relaciones con Irán, Rusia, Venezuela…

Pero en estos tiempos de pandemia, desempleo creciente y crisis económica con claros signos de estancamiento en el tiempo, enmarcados en una gestión destinada a lograr objetivos políticos a costa de los intereses y necesidades de España; es obligatorio enfocarnos en lo que nos afecta directa e inmediatamente a nosotros, la realidad actual y futura de España.

Tomando como ejemplo el intento de Pablo Casado con el PP de aglutinar a la derecha española con su propuesta de ESPAÑA SUMA; se puede decir que MONCLOA SUMA, pero en lugar de sumar voluntades para tratar de aportar ideas y respuestas a los problemas que nos aquejan día a día, Moncloa suma consensos y voluntades con el único objetivo de modificar el sistema político español de tal forma que sean capaces de mantenerse en el poder aún en caso de no ser favorecidos con la voluntad del pueblo español.

Es por esto por lo que Moncloa suma semana tras semana y mes a mes una estela de casos, situaciones y actuaciones que demuestran que no estamos frente a un gobierno ingenuo, incompetente o incapaz, sino ante un gobierno que tiene unos objetivos políticos muy claros y que ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de actuar para conseguirlos.

Puede parecer banal, pero créanme que no lo es, de hecho, si hago un pequeño listado de casos, situaciones y acciones, se puede ver con mayor claridad lo que quiero decir:

  • Las mentiras acerca de la posibilidad de formar gobierno con Pablo Iglesias, BILDU o ERC.
  • Las dudas nunca aclaradas sobre la tesis doctoral de Pedro Sá
  • Las mentiras del ministro Ábalos en el caso “Delcygate”.
  • La mala gestión de la crisis sanitaria, en la que se habló de un comité de expertos que resultó inexistente, o la inutilidad de las mascarillas que resultaron ser de uso obligatorio (y pare usted de contar).
  • El nombramiento de una exministra (de Justicia) de Sánchez como Fiscal General del Estado.
  • La aprobación (gracias a sus socios) de un Estado de Alarma extendido por seis meses, con posibilidad de ser suspendido a los 4 meses.

 

Así podemos continuar y la lista seguiría creciendo, por ejemplo, con la creación del nuevo “ministerio de la verdad” que, con la excusa de evitar la propagación de bulos y “fake news” no busca sino censurar a los medios de comunicación.

Efectivamente, la lucha contra la desinformación o las fake news es una lucha que merece la pena, pero el problema es que este gobierno carece de credibilidad a la hora de acometer cualquier actuación, basta leer el listado dos párrafos arriba.

Si nos guiamos por los voceros del gobierno, los primeros que deberían ser sancionados y censurados serían sus propios miembros, pero ¿quién vigila, controla o sanciona al vigilante, controlador y sancionador?

Moncloa suma día a día más frentes abiertos en los cuales va avanzando paso a paso en su plan de controlar a la sociedad para mantenerse en el poder. Por los momentos, el estado de alarma y la crisis económica (que no hace más que empeorar), mantienen a la población en sus casas sin poder manifestarse en contra de las arbitrariedades del gobierno, debido a las restricciones inherentes al estado de alarma, sino por no tener ni tiempo, ni cabeza, ni ganas para pensar en otra cosa que no sea garantizar casa y comida para los suyos.

Esto lo sabe el gobierno, y por eso sigue con su plan de abrir todos los frentes posibles y avanzar a través de ellos, mientras hace lo posible por mantener a la oposición dividida, ocupada y sin capacidad de reacción ante tantos frentes simultáneos.

Así que, a pesar de ser tedioso, es necesario denunciar lo que está ocurriendo, y las implicaciones que las acciones del gobierno tienen en nuestro día a día. Los ciudadanos debemos partipar más en el acontecer político de nuestro país, porque, aunque no nos metamos en política, la política sí se va a meter con nosotros.

Moncloa suma y sus acciones, destinadas a coartar la libertad de expresión y seguir avanzando en el control de la sociedad, sólo traen oscuridad e ignorancia a la población, y una población ignorante es presa fácil de populistas y manipuladores.

Por esto y mucho más, debemos activarnos, leer, pensar, criticar de forma constructiva, y ofrecer propuestas que nos lleven a exigir el cumplimiento de los deberes y el respeto a las necesidades de la población por encima de objetivos políticos particulares.

Este es el papel fundamental que tenemos los ciudadanos hoy en día, para con nosotros y la sociedad en general, ya que nadie vendrá ni a resolver nuestros problemas, ni a salvarnos de las situaciones en las que nosotros mismos nos coloquemos por falta de interés o participación.

El desgaste social y cómo afrontarlo

Daniel Lema Rincón
Acerca de Daniel Lema Rincón 13 artículos
Politólogo, Master Seguridad y Defensa y en Adm. Pública. Gabinetes Estratégicos, Seg. Ciudadana y Campañas Electorales. Siempre me ha motivado ayudar a aquellas personas que lo necesitan, por eso, mi vocación me llevó al servicio público a través de la política; primero en España, luego en Venezuela.