Mensaje de odio y presencia de los padres en uso de la tecnología por parte de los adolescentes

Un estudio titulado Desde el lado oscuro de los hábitos tecnológicos: Riesgos asociados a los usos juveniles de las TIC (1) realizado por la Fundación Fad Juventud del Centro Reina Sofia publicado en 2024, registra que el 52,8% de chicos y chicas de entre 15 y 29 años de un universo de 1.510 encuestados, reconocen que con mayor frecuencia en sus redes sociales circulan mensajes de odio, de contenido racistas, homófobos, antifeministas, etc…
Así mismo, casi la mitad de los y las jóvenes encuestadas en ese estudio, exactamente un 48,9% han visto en el último año lugares en internet en los que había mensajes de odio hacia individuos o colectivos (por raza, sexo o género, religión, ideología, etc.).
Frente a esa realidad sólo el 14,8% de los jóvenes encuestados afirman haber sido objeto de mensajes de odio y como consecuencia de ello, bloquearon los perfiles desde donde fueron recibidos; así mismo, el estudio destaca que el 19,6% tomó la misma medida por mensajes en el que le insultaban o acosaban; un 18,3% por mensajes o vídeos de carácter sexual sin consentimiento, el 14,4% por haber recibido insultos o acoso de personas desconocidas y por último el 16,5% resaltó que evitó subir contenidos por miedo al acaso o insulto.
Ese estudio destaca que los jóvenes reconocen que ocupan demasiado tiempo delante de las pantallas, y además, que deben protegerse de las prácticas mal intencionadas que realizan terceras personas en las redes.
El hecho que los jóvenes reconozcan que hay quienes usan las redes para otros fines y que de ellos hay que protegerse, así como también, que se evidencie que un grupo logré identificar los mensajes de odio y en consecuencia los bloqueen, advierte que algunos jóvenes han entendido que el uso responsable de las redes sociales supone no divulgar, no replicar y en consecuencia bloquear principalmente todo mensaje de odio que se logre identificar en nuestros espacios digitales.
El internet, nos dice la Fundación FAD, “se constituye como un terreno propicio para los discursos de odio, también debe ser considerado como espacio de transformación desde el cual se puede combatir ese odio. Un espacio para velar por la igualdad y la no discriminación. Y los y las jóvenes pueden ser esa palanca de cambio.” (2)
Esa palanca de cambio, necesita, según la Fundación FAD, además de trabajar con valores y emociones, espacios en los cuales los jóvenes puedan abordar el tema tanto en los centros educativos como en las familias.
Los padres, madres y docentes están llamados a realizar una tarea de acompañamiento a los menores en su progresiva exposición a las plataformas digitales, entendiendo que para minimizar los riesgos, todos deben colaborar. (3)
Precisamente, porque el próximo 18 de junio se celebra el Día Internacional para contrarrestar el mensaje de odio, resulta una fecha muy oportuna para que padres y madres reflexionen sobre la forma como cada uno ha abordado el tema del mensaje de odio con sus hijos.
UNICEF(4) cuando aborda el tema de los mensajes de odio, recomienda una serie de preguntas para orientar la reflexión y el dialogo sobre la materia con los hijos.  En base a esas preguntas, formulo las siguientes:
1.-    ¿Como padres o madres hemos creado el espacio para hablar sobre los peligros en las redes sociales y explorar el conocimiento e información que tiene sobre los mensajes de odio?
2.-  ¿Sabemos si nuestros hijo(s) se han encontrado con ese tipo de mensajes y cómo han respondido al mismo?
Para que cualquier diálogo en esta materia sea exitoso, es fundamental, como lo señala UNICEF, que los padres y las madres puedan identificar las redes sociales y plataformas digitales que más utilizan o visitan sus hijos, para poder trabajar con ellos el tema de una manera más efectiva.
Es importante estar conscientes, que la tecnología llegó para quedarse y se va imponiendo en nuestra dinámica diaria, en eso no hay vuelta atrás; no podemos ignorar que diariamente nos vemos obligados a conectarnos a una plataforma digital o entrar a una red social para poder realizar con éxito algunas gestiones personales o laborales, desde comunicarnos con alguien, pagar algún servicio o reservar algún pasaje o pedir una cita médica.

El reconocimiento a la presencia de los padres en el uso de la tecnología

En relación al papel de los padres y madres en la relación de lo hijos menores con la tecnología, el estudio de la Fundación FAD Juventud, destaca 4 datos que considero importante mencionar, porque en los mismos se reconoce la presencia de padres y madres en el uso del internet y aportan una referencia útil para valorar nuestra situación como padres y la de nuestros hijos en cuanto al mensaje de odio.
-El primer dato, tiene que ver con el interés mostrado en el último año por lo que hacen los menores en internet.   En este sentido, en el universo de 1.510 alumnos, el 40,5% reconoce que son los amigos quienes mostraron más interés, hay quienes respondieron que sobre lo que hacen no hablan con nadie, ellos representan un 32.7%, los padres son mencionados por un 29,9% y por último los profesores con un 13,4%. (5)
-El segundo dato, cuando el estudio pregunta sobre quién ha recomendado a los menores entrevistados sobre cómo mejorar su seguridad en internet o cómo comportarse online, las respuestas nos dice que un 40,3% respondieron que no hablaron con nadie sobre esta materia; un 30,7%, dice que lo han hablado con los amigos, el 22% que lo hablaron con los padres y el 17,5% con los profesores.6
-El tercer dato, busca conocer a quién acude el menor para buscar ayuda a los fines de solucionar problemas con el uso de dispositivos tecnológicos o internet.
27,5% los amigos.
18,9% a nadie.
14,1% padres.
12,8% hermanos.
12,9% otros familiares.
8,5% los profesores.
El cuarto y último dato, indaga sobre a dónde acuden los menores para adquirir conocimientos y estar informados sobre cuestiones tecnológicas, en el resultado no aparecen los padres (7), veamos:
49,5% acude a los navegadores.
39,2% busca sin ayuda la respuesta.
34% pregunta amigos y conocidos.
20,1% acude a influencers
12,9% mira libros
11% pregunta a los profesores.
En esos porcentajes aparecen los profesores, pero por encima de ellos están los influencers y amigos, pero los padres no están.
La razón por la cual no aparecen los padres en ese último dato señalado, tal vez tenga respuesta en el estudio publicado por la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR, publicada en el 2023, en el cual los menores que participaron en el mismo reconocen que sus padres presentan debilidades en los aspectos técnicos de la tecnología.
Además, también reconocen que los adultos y particularmente los más mayores, son más vulnerables frente a los riesgos en las redes sociales que ellos mismos, por lo tanto pueden con mayor facilidad ser engañados.
Pero aún cuando los jóvenes participantes del estudio de UNIR reconocen la debilidad técnica de los padres, los resultados del mismo destacan que ante las dudas sobre la fiabilidad de determinados contenidos en redes sociales, esos jóvenes recurren a sus adultos buscando seguridad y acompañamiento crítico ante ciertos contenidos.
El papel de los padres, perciben los participantes del estudio de UNIR, está centrado en la definición de reglas sobre el uso de internet en casa y la activación de algún perfil en cualquier plataforma digitale. (8)
El estudio de UNIR, que fue realizado en el 2023, lleva por título: Percepción de los Menores Españoles sobre el Papel de sus Padres en su Uso de Redes Sociales y es el resultado de la participación en 12 grupos de discusión de 62 estudiantes, en edades comprendidas de 11 a 17 años, de distintos colegios y zonas geográficas de España.
Lo interesante de ese estudio, lo destaca su contenido, es que el “guión preparado por los investigadores no contemplaba de forma específica ninguna pregunta sobre el rol de padres o adultos; sin embargo, la conversación sí que derivó hacia el papel que juegan los padres en este contexto digital, lo que supone un resultado de la investigación en sí mismo.” (9)

La tarea de contrarrestar el mensaje de odio

El próximo 18 de junio se celebra el Día Internacional para contrarrestar el mensaje de odio, oportuna fecha para que los padres y/o madres podamos valorar de qué forma hemos trabajado este tema con nuestros hijos que están activos en las redes sociales.
Importante recordar, que el mensaje de odio que siempre ha existido, no se limita a las redes sociales, también está presente fuera del mundo digital; lo podemos encontrar por ejemplo en el discurso y narrativa política, en donde no sólo hay un lenguaje agresivo y violento en los últimos años, sino que también hay denuncias de unos contra otros por supuestos mensajes de odio, que peligrosamente intenta polarizar a la sociedad.
Dos ejemplos concretos puedo mencionar al respecto, uno de ellos, tal vez pasó desapercibido para muchos jóvenes, pero en las elecciones generales de 2023 en España se hicieron denuncias y hubo noticias que hablaron y denunciaron unas llamadas lonas del odio, cuyo contenido fue expuesto en distintos edificios de Madrid; y el otro, ocurrió frente a la sede del PSOE a finales de diciembre 2023 y motivó a una denuncia formal por delito de odio, que por cierto no prosperó, ese caso fue un muñeco que algunos interpretaron que representaba al presidente Pedro Sánchez.
¿Cómo procesan esa información los jóvenes menores de 17 años, en particular aquellos que muestran interés por los temas políticos?, y en casa, como padres o madres ¿Cómo actuamos y respondemos frente a los mensajes de odio, así como también, cómo expresamos nuestro respeto y reconocimiento a la diversidad en nuestra sociedad?
Esto último es importante porque no debemos olvidar, y todos lo estudios lo destacan, que como padres y madres ejercemos un modelaje para nuestros hijos.
En estos tiempos de incertidumbre y de inestabilidad, caracterizada por la amenaza de la desinformación y los conflictos geopolíticos, la tecnología digital es utilizada como instrumento efectivo para que la intolerancia se abra espacio para imponerse y particularmente a través del móvil, tablet u ordenador portátil, pueda entrar en nuestros hogares si no actuamos con inteligencia, de forma oportuna y junto a nuestros hijos.
Carlos Romero Mendoza
@carome31
Acerca de Carlos Romero 156 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.