Gobiernos locales en España y su relación con el tema energético

El precio de la luz
En el año 2020 la pandemia obligó al gobierno de España, así como también a los gobiernos autonómicos y locales a diseñar estrategias, medidas y acciones orientadas a responder a los desafíos inmediatos, tanto económicos como sociales, que nos impuso la covid-19; en aquél momento me interesé por identificar cómo los gobiernos locales asumían ese desafío.
En ese proceso de seguimiento, identifiqué dos ayuntamientos que en el diseño de sus hojas de ruta para enfrentar los efectos de la pandemia, incluyeron la participación ciudadana en la toma de decisiones, permitiendo además, que a través de sus redes sociales, cualquier interesado externo pudiera tener acceso a esa experiencia que se estaba desarrollando.
Los dos ayuntamientos son Valencia y Zaragoza y hoy cuando una nueva crisis exige medidas extraordinarias como consecuencia de la crisis energética en Europa, vuelvo la mirada a los gobiernos locales para mirar cómo responden al llamado que se hace de impulsar medidas para el ahorro energético y para ello, quise enfocarme en Valencia y Zaragoza, por ser 2 de las ciudades más pobladas de España, pero primero me pregunté: ¿Cómo se relacionan los gobiernos locales con el tema energético?.
Tal vez la pregunta debería ser: ¿Cómo avanzan los gobiernos locales hacia la transición energética?, pues tengo claro que a nivel institucional hay un compromiso nacional para avanzar hacia esa transición y que tal vez, esta crisis pueda servir para acelerar ese proceso.
Pues para tener una referencia a cómo estas dos ciudades responden, quise mirar hacia el 2020 y buscar entre las medidas adoptadas en aquél momento, si el tema energético había sido incorporado como elemento para lograr la recuperación post covid-19.
En el caso del Ayuntamiento de Valencia, se adoptaron una serie de medidas en el 2020 registradas a en un documento que fue titulado: Acord Marc per a la recuperació i la reconstrucció de la ciutat de Valéncia en el contexto del Post-covid19 (Acuerdo Marco para la recuperación y reconstrucción de la ciudad de Valencia en el contesto del Post-Covid19) y en el caso de Zaragoza, las medidas adoptadas se registraron en un documento titulado: Acuerdo por el futuro de Zaragoza.
En ambos casos el tema energético fue considerado como parte de la estrategia general, es así como en el Acuerdo por el futuro de Zaragoza, una de sus líneas de acción expresamente abordó el tema energético y al respecto se acordó:
1.- Desarrollar la ruta hacia la transición energética a través de mecanismos de participación ciudadana, de manera que las distintas perspectivas de los actores sociales sean valoradas. Se reconoció en el Acuerdo que éste era un ámbito clave para la recuperación económica y la generación de empleo.
2.- Adaptar la normativa de instalaciones solares, buscando eliminar barreras al autoconsumo y facilitar las instalaciones fotovoltaicas sobre cubiertas de edificaciones tanto individualmente como en comunidades energética.
3.- Programa de ahorro y eficiencia energética, que planteaba plan de subvenciones para la rehabilitación energética de edificios con criterios de eficiencia energética y energías renovables y bioclimáticos obligatorios.
4.- Continuar desarrollando y ampliando el proyecto 50/50 para una gestión participativa y sostenible de los edificios escolares.
5.- Desarrollo de un pacto publico-privado para la rehabilitación energética y hacer una inversión real en la rehabilitación energética en hogares, oficinas y residencias.
Por su parte, en el caso de Valencia, se planteó:
1.- Un Plan de Energía Verde en edificios municipales, mediante el impulso de las cubiertas solares y/o azoteas verdes en dichos edificios, que garantice el autoconsumo eléctrico de dichos equipamientos; incluyendo cargadores de vehículos eléctricos en el entorno todos los equipamientos municipales que cuenten con cubierta solar.
2.- Desarrollo de un plan de instalación de placas solares autogestionadas en edificios privados comunitarios e individuales de la ciudad, así como en los edificios de titularidad municipal, con el fin de cubrir el máximo posible de las necesidades energéticas de Zaragoza con energía limpia; siempre y cuando se cuente con financiación de otras administraciones e instituciones.
3. Creación de oficinas municipales repartidas por los barrios como punto de información.
4- Estudiar medidas para integrar en el espacio público elementos generadores de energía limpia y renovable para suministrar a paradas de transporte público, semáforos, alumbrado público, señalización de tráfico, etc…
5.- Estudiar fórmulas para paliar la pobreza energética: bono social, bancos de energía, etc…
6- Responder a las recomendaciones de Europa en materia de eficiencia energética y energía verde de nuestro parque edificado.
Es importante destacar que el Ayuntamiento de Valencia desde el año 2020 inició el camino para la elaboración de su estrategia energética para la década 2020-2030, elaborado con la colaboración de la Fundación Renovables y que se basa en electrificación de la demanda, la apuesta por el autoconsumo, la transformación hacia una movilidad sostenible y la rehabilitación energética.(1)
En el contexto del tema energético en mayo 2022, se registra una nota de prensa en la que se hace referencia a una mesa redonda sobre el modelo energético de ciudad en el marco del Foro Urbano Valencia 2030, y cuyo objetivo según la concejalía de Emergencia Climática y Transición Energética es “debatir y diseñar el nuevo modelo energético, pero sobre todo escuchar a la ciudadanía”. (2)
Por cierto a nivel municipal, existe una Fundación del Ayuntamiento llamada Valencia, clima y energía, y en una Oficina de Energía de Valencia, que se presenta como un espacio de información y formación dirigido a la ciudadanía con la finalidad proporcionar asesoramiento personalizado, talleres y actividades en tres áreas concretas: derecho a la energía, energía renovable, eficiencia energética, comunidades energéticas locales, transición energética y sobre la optimización de facturas tanto de electricidad y gas (3). Según información pública durante el primer trimestre del 2022 la oficina ha atendido a 3.500 personas (4).
En materia de instrumentos jurídicos locales, debo destacar que la ciudad de Valencia cuenta con una ordenanza de captación solar, que fue modificada en enero 2022 para promover las instalaciones fotovoltaicas de particular (5).
Ahora bien, en el caso de Zaragoza, se ha anunciado que prepara su Plan de Ahorro y Transición Energética 2021-2030 a través del cual buscará una mayor racionalización de la explotación, la reducción de costes en el consumo energético de los equipamientos y servicios municipales, y la disminución de la contaminación gracias a una mayor presencia de energías renovables y control en la gestión técnica del conjunto. (6)
Importante señalar que en junio 2022 se anunció que el Ayuntamiento impulsará la producción de energía verde en los principales edificios municipales, zonas comerciales, polígonos industriales y barrios de la ciudad; ello en el marco del Plan Municipal de Impulso a la Transición Energética (7).
Así mismo en cuanto a instrumentos normativos, se puede identificar que el Ayuntamiento de Zaragoza cuenta con una Ordenanza de Ecoeficiencia Energética y Utilización de Energías Renovables en la Edificación y sus Instalaciones, cuyo objetivo es la reducción de la demanda energética de los edificios mediante estrategias energéticas pasivas y activas, aprobada el 24 de junio 2019 (8).
Estos son dos ejemplos de muchos otros en los cuales podemos identificar cómo las ciudades en España asumen el reto de impulsar la transición energética a través de distintas formas, entre las cuales se puede encontrar por ejemplo la Agencia de Energía de Valladolid, como una sección del Servicio de Medio Ambiente del Área de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de ese Ayuntamiento.
Así como los gobiernos locales impulsan medidas orientadas a la eficiencia energética, también lo hacen los gobiernos autonómicos respectivos; la experiencia acumulada a nivel local y autonómico, sin duda explica la reacción generada ante unas medidas de ahorro energético dictadas por el gobierno central al inicio del mes de agosto, pues en una situación extraordinaria como la que se presenta, todos quieren ser parte de las decisiones y además, tienen aportes importantes que podría darle a cualquier medida extraordinaria que se adopte una dimensión mucho más integral.
Las críticas sobre la inconstitucionalidad de las medidas, sobre la adopción de medidas de manera inconsultas y en consecuencia, sin consenso, contribuyen a debilitar la cohesión social y frente a la sociedad en general, así como frente a la Unión Europea, hacen que España pierda una oportunidad para responder a una crisis con la unidad política necesaria para enfrentar los desafíos con mayor fuerza y cohesión.
Carlos Romero Mendoza
@carome31
Acerca de Carlos Romero 90 artículos
Director de Asociación Civil Eccos de Paz. Estudioso e investigador de temas locales y de participación ciudadana, con experiencia en docencia universitaria y autor de varios libros y artículos sobre institucionalidad local.