Dime con quién pactas y te diré quién eres

Sánchez pacta con Bildu
Sánchez pacta con Bildu

El viernes trece de noviembre fui a ver el estreno del documental sobre la banda terrorista ETA, bajo el silencio, dirigido por Iñaki Arteta. Basado en la realización de entrevistas a exmiembros de la banda terrorista, víctimas, ciudadanos de a pie y algunas autoridades políticas y universitarias.

A pesar de conocer (a modo general) el tema sobre el que versa el documental, de creer saber lo que vería o de pensar ingenuamente que dicho documental no aportaría nada nada más allá de una reafirmación de lo que ya conocía, debo admitir que me impresionaron sobremanera algunas de las cosas que vi y escuché.

En primer lugar, la totalidad de los exmiembros de la banda terrorista careció de un sentimiento de culpa o de arrepentimiento por los crímenes cometidos, se ocultaron tras la capucha; esta vez de la ignorancia, de la no responsabilidad en la toma de decisiones dentro de la banda terrorista; así como en la presunta creencia de que el terror creado era el único camino para conseguir la libertad frente a la opresión sufrida por parte del estado español (opresión nunca explicada más allá de no poder hablar vasco y que fue desmontada con datos durante una de las entrevistas); pero sobre todo, bajo la capucha del silencio.

Un silencio que permitía poner el foco en las imágenes, esas que mostraban la perspicacia de los ex miembros de ETA entrevistados, mirando continuamente, pero de manera discreta hacia los lados, imágenes que transmitían la intranquilidad de quien no se siente cómodo con las preguntas que recibe ni con las respuestas que da (respuestas siempre evasivas, medidas y, cuando menos, prudentes).

También llamaron mi atención los panfletos, pintadas y pancartas omnipresentes  de forma amedrentadora en las principales plazas de los pueblos y ciudades (e incluso en la Universidad del País Vasco) y que son defendidos como parte de la “libertad de expresión”; y sin embargo, no se vio un solo panfleto, pintada o pancarta a favor de las víctimas de ETA ni de la solicitud de justicia en cuanto a evitar que queden en el olvido los más de trescientos asesinatos sin resolver, exactamente trescientos siete de acuerdo con uno de los entrevistados en el documental.

Pero, sobre todo, me tocó el alma y la conciencia esa mezcla de sentimientos expresados por los familiares de las víctimas, muchos de los cuales siguen haciendo vida en el País Vasco. Sentimientos tan variados como el valor, el orgullo, la rabia y el perdón, así como la esperanza y la agonía de esperar por una justicia que en algunos casos parece cada día más lejana.

Luego de ver este documental no pude sino pensar en la discusión que tuvo lugar en el Congreso de los Diputados para la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno, siete propuestas presentadas por partidos entre los que se encontraban el PP y VOX.

Dentro de esta votación destacó el apoyo de los herederos de ETA, EH BILDU, contra las enmiendas, así como las declaraciones de su líder, Arnaldo Otegui, dando a entender que darán su voto a favor de aprobar los presupuestos del gobierno.

Otegui fue también militante de ETA, vinculado a un comando político-militar responsable de la explosión de una gasolinera y el asalto al gobierno militar de San Sebastián entre otras actividades; estuvo preso por el secuestro de Luis Abaitua, director de Michelín en Vitoria, por apología del terrorismo y pertenencia a banda armada, actualmente es el secretario general de Euskal Herria Bildu.

Los presupuestos no se aprobarán definitivamente hasta la última semana de noviembre aproximadamente, y los días que quedan por delante son para “sellar” las últimas negociaciones y ceder en algunas de las enmiendas parciales presentadas por algunos partidos políticos para garantizar los apoyos necesarios.

Deben preocuparnos las declaraciones del vicepresidente Pablo Iglesias y del ministro José Luis Ábalos, agradeciendo la responsabilidad de BILDU al manifestar su apoyo al gobierno. En política no todo vale, pero al tratarse de personajes como éstos o el expresidente Zapatero que también se alegra de este apoyo, no podemos esperar nada bueno.

Ya sea negociar, pactar o lavarle la cara a un partido que nunca ha condenado los asesinatos cometidos por terroristas que no se arrepienten y cuyos militantes dicen públicamente que pretenden “tumbar definitivamente el régimen”, sólo los coloca al mismo nivel de degradación política y moral, no en vano la sabiduría popular reza: “dime con quién (pactas), y te diré quién eres…”

Moncloa Suma y sigue sumando

 

Daniel Lema Rincón
Acerca de Daniel Lema Rincón 12 artículos
Politólogo, Master Seguridad y Defensa y en Adm. Pública. Gabinetes Estratégicos, Seg. Ciudadana y Campañas Electorales. Siempre me ha motivado ayudar a aquellas personas que lo necesitan, por eso, mi vocación me llevó al servicio público a través de la política; primero en España, luego en Venezuela.