¿Tienes un Starbucks cerca de casa? Entonces tu vivienda se revaloriza

La apertura de un Starbucks incrementa el valor de las viviendas en la zona.
La apertura de un Starbucks incrementa el valor de las viviendas en la zona.

Los estudios indican que la apertura de estos establecimientos están relacionados con el incremento del valor de la propiedad.

Los investigadores descubrieron que no solo un Starbucks incrementa el valor de la vivienda, sino también las lavanderías, barberos, floristerías y vinoteras.
Los investigadores descubrieron que no solo un Starbucks incrementa el valor de la vivienda, sino también las lavanderías, barberos, floristerías y vinoteras.

Pequeños detalles pueden ayudar a predecir un incremento en el precio de la vivienda. Por ejemplo, la apertura de un Starbucks suele venir con la reputación de ser el líder de la gentrificación honesta: su entrada en un área predice un cambio mensurable en la demografía.

Cuando el gigante del café coloniza un barrio, los precios de las viviendas tienden a subir, ya que “la población tiende a ser más educada. Y más joven. Y más blanca”. Una nueva investigación muestra que un nuevo Starbucks predijo un aumento adicional del 0,54 por ciento en los precios locales de las viviendas. Pero el estudio encontró también que eso es cierto en todas las cafeterías en general.

El economista de Harvard Edward Glaeser y su colega de la Escuela de Negocios de Harvard Hyunjin Kim (un candidato a doctorado) y Michael Luca encuentran improbable que una cadena de cafeterías tenga un poder directo sobre el mercado de la vivienda. En su lugar, escriben, es plausible: las ubicaciones de Starbucks son elegidas por personas con muy buen criterio y saben dónde van a aumentar los precios“.

No hay un dilema del huevo y le gallina en este caso. Un nuevo Starbucks pronosticó un salto en los precios de las viviendas, pero el aumento de los precios de las viviendas no pronosticó el lugar donde Starbucks iba a abrir una nueva ubicación, según un análisis publicado en un nuevo documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica. Es decir, Starbucks no sigue los gentrificadores, allana el camino para ellos.

Glaser, Kim y Luca mostraron previamente que es posible combinar cientos de miles de entradas de Yelp y crear estándares que complementen los datos del gobierno. En ciertas circunstancias, las figuras de Yelp pueden ser incluso más adecuadas para la investigación.

No solo los Starbucks

Los investigadores descubrieron que podrían usar el servicio para predecir el lugar donde los gentrificadores elevarían los precios. Y era más que cafés y cafeterías. Otros cinco negocios (lavanderías, barberos, tiendas de conveniencia, floristerías y vinoteras) fueron una señal aún más clara de la entrada de los hipsters.

Los investigadores comenzaron identificando los tipos de negocios relacionados con un aumento futuro en los precios de la vivienda. Limitaron la búsqueda a tipos de negocios que estaban presentes en 100 códigos postales de la ciudad de Nueva York, más los Starbucks que estaban cerca de la línea.

Las lavanderías ocupan el primer puesto, pero son un poco excepcionales: sus números son potenciados por la ciudad de Nueva Yorkun lugar famoso tanto por la gentrificación fuera de control como por los apartamentos sin lavadora.

Las tiendas de conveniencia tampoco parecen ajustarse a los estereotipos inconformistas evocados por barberos, floristas y vinotecas, pero, a su manera, muestran cómo la gentrificación puede transformar el tejido de un vecindario.

Estas tiendas más pequeñas son el primer paso en el camino desde el desierto de la comida urbana hasta el oasis aburguesado de Whole Foods. También sugieren que los recién llegados, llenos de dinero, están dispuestos a pagar más por la comodidad de tener bienes básicos cerca.

Una vez que los autores supieron qué empresas predijeron un aumento en los precios de la vivienda, repitieron el proceso con los datos demográficos asociados con la gentrificaciónblancos, jóvenes y personas educadas.

El resultado fue una mirada más detallada sobre cómo realmente ve la gentrificación, en términos de “negocios y paisajes“. “Complementar los datos del gobierno con los datos de estas plataformas puede ayudarnos a predecir mejor“, apuntó Kim.

Limitaron este análisis a Nueva York y a un grupo de otras áreas metropolitanas importantes para las cuales había suficientes datos disponibles, y compararon 2007 a 2011 con 2012 a 2016.

Las tiendas de comestibles encabezan la lista, mostrando una vez más cómo el dinero aportado por la alta burguesía reestructura los antiguos desiertos alimentarios. Las lavanderías también tienen un alto puntaje, pero solo en Nueva York.

En otros lugares, en realidad tienen una relación inversa con la gentrificación, presumiblemente porque los gentrificadores, en otras ciudades, pueden permitirse más lavadoras que las personas a las que desplazaron.

Un aumento en bares, restaurantes y cafeterías se asociaciaron con una población más educada en todas las ciudades. Los jóvenes tenían una asociación especialmente fuerte con los floristas, bares y barberosmientras que una mayor concentración de personas blancas tendía a traer un aumento en los restaurantes, bares de vinos y tiendas de comestibles.