Radiografía del docente iberoamericano: poco formado y valorado

El perfil de los profesores en Iberoamérica son mayoritariamente mujeres de edad media.
El perfil de los profesores en Iberoamérica son mayoritariamente mujeres de edad media.

El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes ahonda en las necesidades del sector educativo.

La OCDE recomienda mejorar las condiciones laborales, aumentar el salario y reducir la carga de trabajo para optimizar la profesionalidad de los docentes.
La OCDE recomienda mejorar las condiciones laborales, aumentar el salario y reducir la carga de trabajo para optimizar la profesionalidad de los docentes.

El último Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha determinado el perfil de los profesores iberoamericanos. Un grupo que está dominado por mujeres, de mediana edad y con una profesionalidad menor en comparación con los países punteros en educación, como pueden ser Estonia o Singapur.

Con el fin de mejorar esta profesionalidad, la OCDE recomienda a los gobiernos de la región “mejorar las condiciones de trabajo, aumentar las escalas salariales y reducir la carga de trabajo de los docentes para mejorar los resultados de aprendizaje de los estudiantes”.

El profesorado iberoamericano también tiene menos media académica a la hora de optar por estos estudios que el de otros estudiantes de su misma edad. Al exigir una nota media baja para ingresar en las facultades de Magisterio, entran en esta alumnos con perfiles académicos bajos, algo que no ocurre así en países con un sistema educativo más desarrollado, donde las notas de corte para ser maestro son tan altas como la de carreras de la rama sanitaria o tecnológica.

Se produce, entonces, el fenómeno de la ‘pescadilla que se muerde la cola’: esta es una profesión muy denostada socialmente en la región. “Los profesores iberoamericanos no perciben que la enseñanza sea valorada por la sociedad, en comparación con los docentes de alto rendimiento en sistemas como Finlandia y Singapur, lo que sugiere que la profesión carece de prestigio”, indica este informe.

Para mejorar el desempeño de los docentes de la región, lejano al de otros países de la OCDE, este organismo propone el desarrollo profesional y las evaluaciones docentes. Con respecto a las evaluaciones, estas no deben ser obsesivos exámenes al profesorado, sino que deben “tener un componente formativo y dar oportunidades de desarrollo” a los docentes.

En la actualidad, el desarrollo profesional de maestros y profesores iberoamericanos se refleja en un aumento del salario del docente, no como en países con sistemas educativos más avanzados, en los que el desarrollo profesional está ligado al concepto de aprendizaje permanente, algo que se ha vuelto obligatorio. Los datos de la OCDE también muestran cómo el coste de este desarrollo profesional, indispensable para los docentes, lo soportan los propios profesores, lo que supone que existen “bajos niveles de participación en el desarrollo profesional“.

La labor desempeñada por los docentes es fundamental para los resultados de los estudiantes. Un profesorado bien formado, motivado, con vocación e incentivado redunda en beneficio para el futuro, ya que formarán estudiantes con mayores posibilidades de éxito académico, algo que a la larga traerá un crecimiento social, cultural, económico y político de una región que, por ahora, aún tiene mucho que hacer en materia educativa.