Pistoletazo de salida a la ‘normalización’ de las relaciones entre la UE y Cuba

Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, y Federica Mogherini, Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea.
Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, y Federica Mogherini, Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea.

El primero de noviembre ha sido la fecha fijada para comenzar el ‘Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación’.

Solo cinco países de la Unión Europea avalan el ‘Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación’ con Cuba.

La Unión Europea y Cuba aproximan posturas. El primero de noviembre es la fecha que se ha establecido para el inicio del ‘Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación’ que fue firmado durante diciembre de 2016 y que tiene por objetivo normalizar sus relaciones y revocar la posición común que condicionaba la mejora de las relaciones a avances democráticos y en Derechos Humanos en la isla. Una iniciativa que fue promovida por el Gobierno de José María Aznar y que fue tradicionalmente rechazada por La Habana.

“La Unión Europea y Cuba están pasando verdaderamente página y un nuevo capítulo en nuestras relaciones comienza ahora con la aplicación provisional de nuestro nuevo acuerdo”, ha asegurado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini.

La jefa de la diplomacia europea también ha incidido en que, a través del acuerdo, “la Unión Europea se acerca hoy a Cuba y a todos los ciudadanos cubanos” en un momento de “modernización económica, política y social” por la que atraviesa la isla. “Los europeos estamos ligados a Cuba, Latinoamérica y el Caribe por una historia, cultura, valores y aspiraciones comunes en el presente y el futuro”, ha agregado.

El acuerdo en detalle

Desde la Unión Europea han precisado que el acuerdo se estructura sobre tres pilares: diálogo político, cooperación y comercio. Asimismo, incluye una cláusula que permite su suspensión si se violan las disposiciones en materia de Derechos Humanos. En este sentido, contribuirá a promover el diálogo y la cooperación para alentar un desarrollo duradero, la democracia y los Derechos Humanos y atajar desafíos globales a través de acciones conjuntas en los foros internacionales.

El acuerdo identifica los Derechos Humanos, el buen gobierno y la seguridad como áreas de interés común, pero también la creación de empleo, las energías renovables, el desarrollo rural y medio ambiente entre otros. En materia comercial, el objetivo del acuerdo es ofrecer un marco más previsible y transparente para las empresas, pero no establece una zona de libre comercio no incluye la protección de las inversiones.

De momento, sólo cinco Estados miembro (Alemania, Estonia, Hungría, Bulgaria y Eslovaquia) han ratificado el acuerdo entre la Unión Europea y Cuba, aunque se esperan que “otros” lo hagan “pronto”. El acuerdo permite además poner fin a la situación excepcional de la isla, el único país de la región con el que el bloque no tenía un acuerdo jurídico para enmarcar el diálogo y la cooperación.