Los ‘trucos’ para lograr la residencia en España

La migración hacia España ha venido creciendo tanto que en 2018, se batió el récord de solicitudes de asilo, al sumar un total de 55.600 casos.

Las leyes de extranjería establecen cuáles son los canales legales para lograr la residencia desde el interior de España.

La migración hacia España ha venido creciendo constantemente en los últimos años. Tan sólo en 2018, el país europeo batió el récord de solicitudes de asilo, al sumar un total de 55.600 casos, de los que alrededor de 20.000 fueron de venezolanos, según los datos provisionales de ACNUR. Sin embargo, no todos los que se encuentran dentro de España cuentan con la legalidad que lleva a la residencia.

Es muy importante guardar todo tipo de documentos que acrediten el tiempo de residencia en el país.

El extranjero sin papeles puede solicitar en España un permiso de residencia (con o sin trabajo). Ahora bien, en principio antes de tres meses desde la solicitud del permiso de residencia, el inmigrante deberá solicitar personalmente el visado correspondiente en la Embajada o consulado español de su país de origen. Ahora bien, existen algunos ‘trucos’ para llegar a la legalidad sin tener que salir de España.

La primera opción es solicitar una “exención de visado”.  En este punto hay que recordar que  hay ocasiones excepcionales en las cuales se puede solicitar una exención de visado, para que la persona no tenga que viajar a su país ni a solicitar ni a recoger el visado. Los casos más importantes son: razones humanitarias (guerra, catástrofe natural, enfermedad, etc.); esposos/as de extranjeros “con papeles” si han vivido en España por lo menos 1 año y padres de extranjeros “con papeles” cuando dependen económicamente de ellos.

Otro canal es el “permiso de residencia por arraigo”. Las leyes establecen que se puede obtener después de 3 años continuados de permanencia en España “sin papeles” si se cuenta con una oferta de trabajo y se tienen familiares directos españoles o extranjeros con papeles.

También está el permiso de residencia tras cinco años continuados de permanencia en España “sin papeles” siempre y cuando se cuente además con una oferta de trabajo, así como el permiso de residencia tras haber vivido en España dos años sin permiso, pero habiendo tenido permiso de residencia en años anteriores; y el permiso de residencia por razones humanitarias o circunstancias especiales como haber sido víctima del tráfico ilegal y estar dispuesto a colaborar con los jueces.

Para poder demostrar el tiempo que se ha vivido en España es muy importante guardar todo tipo de documentos que así lo acrediten (cartas, facturas, solicitud de papeles de tipo oficial, una multa, etc.). Sin duda, una de las mejores pruebas es el empadronamiento en el municipio en el que se vive.