ERTE: Un error del Gobierno obliga a 30.000 beneficiados a devolver el paro

bancos prestaciones erte
Afectados por el ERTE

El Gobierno pone ‘contra las cuerdas’ a 30.000 beneficiarios de la prestación de ERTE.

Los desempleados están sufriendo por el error en los pagos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), dependiente del Ministerio de Trabajo.

Una equivocación que llevó a los bancos a reclamar cantidades que van desde los 500 a los 1.000 euros por afectado.

Hay que recordar que la crisis del coronavirus dejó más de 4 millones de españoles afectados por un ERTE.

Los retrasos en el reconocimiento de la prestación, por la avalancha de expedientes que se produjo, provocó que algunos beneficiarios no pudieran cobrar hasta mediados de mayo.

Para acelerar el cobro, Trabajo llegó a un acuerdo con los bancos, que suelen ingresar el paro el día 10 de cada mes.

Ahora, los bancos ven como pese a que han prestado su ayuda, tienen que dar la cara por los errores de la administración.

El SEPE cometió errores con las prestaciones de entre 20.000 y 30.000 beneficiarios, según adelanta el diario ‘El Confidencial’, pero ahora son los bancos los que están teniendo que reclamar estas cantidades.

Una situación que preocupa a las entidades y sus patronales por el riesgo reputacional que puede suponer.

Negociaciones del ERTE

Las patronales bancarias son las que están intercediendo ante la administración.

Una de las más activas es la AEB, que agrupa los bancos tradicionales como el Santander, BBVA y el Sabadell, y la CECA, la de las antiguas cajas, como Caixabank y Bankia.

La AEB negoció con Trabajo y logró, al menos, que el ministerio les envíe un documento en el que les autoriza a reclamar las cantidades pagadas de mas.

Pero la AEB y la CECA piden más soluciones a Trabajo.

Por ejemplo, que dé la cara de forma pública y que resuelva los problemas para que no se vuelvan a repetir.

Para los bancos, la solución no es fácil, pues pasa por descontar el dinero en los próximos pagos o, en el peor de los casos para ellos, restar el dinero de las cuentas de sus clientes.

Lo que están haciendo ya las entidades es informar a sus clientes afectados del problema.